Arte y/o humorMétodos

Arte democrático dibuja una nueva forma de protestar

Pareciera que las calles se vaciaron de democracia tras la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente. La crisis se agrava y aumenta sus cifras negativas, reflejos del hambre y la precariedad. La esperanza de la mayoría del país luce disminuida tras el logro parcial de algunos objetivos de Maduro. Sin embargo, distintas iniciativas culturales surgen en medio del silencio, compañero del desánimo, para comenzar un nuevo período de acción ciudadana

El asfalto, las paredes y carteles son los nuevos gritos de libertad. Gritos que parecen ya murmullos, sofocados por el silencio implacable que reina después de la última decepción de la sociedad democrática. Tras cuatro meses de manifestaciones, movimientos como Dale Letra, Sin Mordaza y el dibujante Oscar Olivares impulsan una estrategia creativa de mantener las demandas sociales presentes en la cotidianidad de los venezolanos.

Dale Letra es una organización ciudadana que utiliza pancartas con letras para expresar mensajes contestatarios. Una de las fortalezas de esta forma de protesta es su viralidad en el mundo digital. Varios artistas y portales web replican las acciones de este movimiento. Un conjunto de signos lingüísticos reciben miles de likes y comentarios porque se conectan con la realidad padecida por millones.

Un caso similar es el de Sin Mordaza, ONG defensora de los Derechos Humanos. Con la participación del Movimiento Estudiantil han realizado actividades artísticas con mensajes positivos que promueven la masificación de la protesta a través de acciones no violentas con un acento cultural. Por otro lado, la organización ha utilizado música y otras expresiones del arte para manifestarse en contra del aumento del autoritarismo en Venezuela.

De igual forma, el ilustrador Oscar Olivares ha convocado a vecinos de urbanizaciones para realizar murales de protesta. Coloridas lucen las paredes que hoy se convierten en un espacio de resistencia. Ante el incremento de la represión y el control de los medios de comunciación, la sociedad civil está en búsqueda de nuevas formas de alzar su voz.

Parecen inofensivos, pero están ahí retratando la verdad; la contundente e innegable verdad. Son manifestaciones que reciben la aprobación de la mayoría y que agitan las redes sociales, las calles y la opinión pública. La estrategia de la no violencia es natural para la sociedad: exhibe su luz en la cotidianidad y es una forma de protesta continua y masiva. Respaldamos todas estas iniciativas que dibujan la nueva resistencia ante el autoritarismo.

Share: